El bebé de 34 semanas de gestación nació el 12 de abril, tuvo un Apgar de 3-7-9, un peso de 2.200 kilogramos y una talla de 44 centímetros.

El bebé prematuro “MS”, hijo de madre con fibromialgia y positiva de COVID-19, ambos atendidos en la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) Hospital de Gineco Obstetricia No. 3 “Dr. Victor Manuel Espinosa de los Reyes Sánchez”, del Centro Médico Nacional La Raza. 


El menor nació el 12 de abril a las 12:23 horas, con 34 semanas de gestación. Tuvo un Apgar bajo de 3-7-9, pesó 2.200 kilogramos y una talla de 44 centímetros; fue recibido en el quirófano por la neonatóloga María del Carmen Arriola Velasco y la Pediatra Elizabeth Herrera Navarro.

Su madre padece fibromialgia, es positiva de COVID-19 y permanece en la Unidad de Cuidados Intensivos.

 El pasado viernes 24 de abril fue dado de alta, durante su estancia hospitalaria el pequeño necesitó reanimación neonatal avanzada y posterior intubación endotraqueal a cargo de ambas doctoras, informó el Jefe de la División de Pediatría, doctor Leonardo Cruz Reynoso.

 Refirió que el prematuro fue trasladado a la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN), donde inició tratamiento por los especialistas de este hospital.

 Al bebé se le realizaron dos pruebas confirmatorias de COVID-19, la primera a las 24 horas de nacido y la segunda ocho días después; ambas salieron negativas.

MATA AL CORONAVIRUS EN 99.0 POR CIENTO . 150 pesos la unidad / caja con 24 latas. Llama al 55 16 94 07 80

Durante su estancia en el hospital, se mantuvo en aislamiento en la UCIN, con todos los cuidados y equipos de protección para el personal de salud. Fue atendido por el equipo multidisciplinario de enfermería, las doctoras Claudia Portillo Moreno y la jefa de la Unidad, Herminia Uscanga Carrasco; ambas neonatólogas.

Por su evolución satisfactoria, el pequeño “MS” fue extubado a las 24 horas de vida, inicialmente se manejó nutrición intravenosa y posterior tolerancia a la vía oral. Los últimos signos vitales son normales al igual que sus exámenes de laboratorio.

 Su tía Sandra fue quien realizó los trámites de egreso hospitalario, ya que la mamá permanece en la Unidad de Cuidados intensivos y el padre se encuentra en cuarentena por sospecha de COVID-19. 

“De corazón agradezco a todas las enfermeras y a los doctores por haber estado al pendiente de mi sobrino, ofrecerle un trato tan humano y salvarle la vida. Confío en que mi hermana mejore y pronto salga adelante de esta enfermedad”, destacó.

El bebé se manda a su casa en buenas condiciones de salud, con todas las medidas de cuidado para evitar transmisión en la comunidad, alimentación artificial, y administración de sulfato ferroso y vitaminas A, C y D.

Entérate de unos minutos con Enrique Hernández.

https://www.facebook.com/1057932584235841/posts/3415308185164924?sfns=mo